A la cárcel fueron enviados Ángel Rolando Colina Lugo, y Javier Enrique Ramírez Gómez por el asesinato de la periodista Natalia Castillo

Judiciales

A la cárcel fueron enviados Ángel Rolando Colina Lugo, alias Ángelo; y Javier Enrique Ramírez Gómez, alias Porky, de nacionalidad venezolana, al ser hallados culpables del asesinato de la periodista y asesora de comunicaciones de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Cindy Natalia Castillo Preciado.

La Fiscalía General de la Nación en un trabajo articulado con la SIJIN de la Policía Metropolitana de Bogotá, lograron en 49 días el esclarecimiento de este homicidio

Los dos ciudadanos venezolanos, que estarían involucrados en el asesinato y el hurto del que fueron víctimas dos amigos de la comunicadora,

Desde el momento de ocurridos los hechos, el despacho del Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, destacó un grupo especializado e interinstitucional para asumir los actos investigativos y dar con los responsables de lo sucedido, en un trabajo de investigación ardua se obtuvo evidencia técnica, como videos de 121 cámaras de seguridad e interceptaciones de comunicaciones; además de testimonios y otros elementos, los cuales permitieron identificar a los dos extranjeros y establecer el rol delictivo que cumplieron.

En los procedimientos les fueron incautados dos teléfonos celulares. Simultáneamente, en búsqueda de material de prueba, se realizó una diligencia en un inmueble y fue capturado en situación de flagrancia un hombre de nacionalidad venezolana con cinco celulares reportados como robados, dos computadores portátiles, una tableta y dinero en efectivo.

La investigación da cuenta de que la madrugada del 24 de diciembre de 2021, a las 2:55 a.m., Cindy Natalia Castillo Preciado y dos de sus amigos salieron de un establecimiento comercial del barrio San Luis, en el sector de Galerías. A pocos metros del lugar fueron interceptados por dos hombres, uno de estos sería Ángel Rolando Colina Lugo, quienes los encañaron con un arma traumática modificada y les pidieron entregar las pertenencias.

A uno de los acompañantes le arrebataron el celular y a la otra persona un monedero. Por su parte; la comunicadora se aferró al bolso. En medio de la resistencia que ejerció fue lanzada al piso y arrastrada. Finalmente, los asaltantes le dispararon, escaparon en un vehículo gris que los esperaba y se movilizaron al barrio Santa Fe, en el centro de la ciudad. La víctima fue trasladada a la Clínica Palermo y allí murió.

Los procesados no aceptaron los cargos

Deja un comentario